PASTORAL

31 de julio: Fiesta de San Ignacio de Loyola

Iñigo López de Loyola cojeaba levemente tras haber sido herido en la defensa del castillo de Pamplona en el norte de España. Inmóvil durante el reposo a que le obligó la lenta recuperación de su herida, vivió una conversión interior que fue el comienzo de ulteriores aventuras, haciendo de él un peregrino movido por una inextinguible devoción a Jesucristo. Recorrió Europa, atravesando una y otra vez España, Francia e Italia. Se embarcó para alcanzar Tierra Santa, partiendo desde Venecia. Adoptó el nombre de Ignacio, que es cómo le conocemos, pero en sus memorias prefiere darse el nombre de “el peregrino”.

Hoy, 31 de julio de 2022, cerramos el Año Ignaciano que conmemora los 500 años de la herida de Ignacio que transformó su vida dando lugar a una espiritualidad que ha facilitado el encuentro con Dios.

Fuentes y más: Jesuits.global e en Ignatius500