PASTORAL

6 de noviembre: Conmemoración de todos los difuntos de la Compañía de Jesús

Del mismo modo que Jesús miró y resucitó, de igual modo Dios llevará con él, por medio de Jesús, a los que han muerto. Cfr: 1 Tes 4, 14.

En la oración de hoy recordamos a nuestros compañeros jesuitas que llegaron ya a la meta en su seguimiento de Jesús, y pedimos por su intercesión:

  • Por la Iglesia, Esposa de Cristo, para que se vea enriquecida con nuevas vocaciones que hagan presente el reino futuro en el mundo, roguemos al Señor.
  • Por nuestros hermanos difuntos que quisieron ser signo y testimonio del reino de Dios en el mundo, para que hayan alcanzado la plena posesión de lo que anunciaron, roguemos al Señor.
  • Para que el Señor, que escogió a nuestros hermanos, como compañeros de su Hijo, los cuente ahora entre sus siervos fieles, roguemos al Señor.
  • Que quienes consagraron su vida a anunciar el Evangelio de Cristo a los fieles, gocen ahora contemplando cara a cara al Dios en el que creyeron y anunciaron, roguemos al Señor.
  • Que el Señor mire con bondad a la Compañía y nos conceda a todos mantenernos firmes en la fe, confortados en la esperanza, y ardientes en el amor, roguemos al Señor.

Escucha, Señor las oraciones que te dirigimos por nuestros hermanos difuntos, a quienes encomendaste la misión de hacer presente el Evangelio entre las naciones, concédeles ahora ser acogidos por Jesús, el buen Pastor, y gozar con Él de tu eterna compañía. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.

Fuente: Leccionario propio de la Compañía de Jesús.