PASTORAL

Consagración a nuevos estudiantes

El 20 de abril de 1906, una litografía de la Virgen de los Dolores abrió y cerró los ojos frente a un grupo de estudiantes internos que se encontraba en el comedor. Desde ese momento, el Colegio San Gabriel y toda su comunidad, tiene el privilegio de vivir bajo su mirada. Es por esta razón, que cuando se ingresa a la Básica Superior, las madres de los estudiantes confían a sus hijos al cuidado de la Madre del Cielo: “Señora ya eres mi madre, no me abandone tu amor”.

Para las y los estudiantes nuevos que ingresaron a los diferentes niveles del colegio en los dos últimos años, esta ceremonia se pudo realizar el sábado 23 de octubre, en la capilla del plantel, frente a la misma litografía que hace 115 años abrió y cerró los ojos.

Este ritual es parte vital para la identidad de las y los gabrielinos, pues creamos nuestra comunidad alrededor de la fe y del amor a nuestra Madre Dolorosa y poniendo nuestro esfuerzo en la educación integral de niños, niñas y jóvenes.

La familia gabrielina hoy tiene una gran alegría al dar la bienvenida a sus nuevos integrantes en el amor a La Lolita.