PASTORAL

Cuaresma 2021

Quito, 17 de febrero de 2021

El Santo Padre nos ha enviado su mensaje para el inicio de Cuaresma y pone especial énfasis en la fe, la esperanza y la caridad. A estas tres las conocemos como virtudes teologales, es decir, dones regalados por Dios y que nosotros como Unidad Educativa tenemos la gracia de asumirlas en nuestra oración.

¿Qué será distinto en esta Cuaresma?

Mi ánimo no es contestar a esta pregunta, sino invitar a cada uno de ustedes a responder. Deseo que en este período nos desempachemos de las conexiones virtuales y que revitalicemos las relaciones personales y familiares pues al estar presos de la virtualidad, hemos perdido el gusto y el sabor de la realidad. (FT, 33)

 

En esta Cuaresma tenemos el reto de aprender y comprender con y desde la inteligencia del corazón, acercándonos a la verdad. Pues esta verdad no es meramente una construcción del intelecto sino desde la palabra y testimonio de Jesús, así dar continuidad al proyecto de salvación: fe. Acercarnos a la esperanza puede ser provocación, pues la situación en la que nos encontramos pareciera que ya no existiera.

En Cuaresma estamos llamados a esperar con los excluidos de la historia a quienes demos palabras de aliento, de fraternidad y así darles voz. No con palabras que humillen, etiqueten o discriminen. Seamos signos de esperanza y alegrémonos con todos y todas las personas que desde la intimidad de sus corazones salen al encuentro para construir la sociedad del amor, en la que la caridad sea característica de nuestras vidas.

Al igual que Ignacio, regalémonos la oportunidad de convertir nuestras vidas. Apliquemos los sentidos para: ver a las personas, oír con el oído, oler y gustar, tocar con el tacto [EE 122-125] y subamos junto a Jesús a Jerusalén. Renovemos nuestra fe, esperanza y caridad.

Iniciemos nuestra Cuaresma.

Atentamente,

 

Hno. Freddy Medrano, SJ.

Director de Pastoral

También te puede interesar…