INSTITUCIONAL

Docentes del Colegio San Gabriel capacitan a voluntarios para apoyar en la educación

La emergencia sanitaria nos ha afectado a todos a nivel mundial y las personas más vulnerables se han visto en una mayor desventaja dentro de esta situación: niños y niñas de poblados alejados de las zonas urbanas; y es que las escuelas de las comunidades del oriente ecuatoriano en general y las comunidades waoranis de Pastaza en particular, a partir del inicio de la emergencia sanitaria, se quedaron paralizadas, en ellas estudian cerca de 500 niños.

Frente a esta realidad, los dirigentes de Consejo de Coordinación de la Nacionalidad Waorani de Pastaza (CONCONAWEP) no se quedaron de brazos cruzados, sino que, a través de Nemonte Nenquimo, lideresa waorani que ha sido reconocida por la revista Time como una de las mujeres más influyentes del 2020, convocó y logró gestionar una Minga de Educación, para que un grupo de voluntarios de la Escuela Intergeneracional Wiñengan-Pikenani de la Universidad Central del Ecuador (UCE), vaya a las comunidades de la Amazonía a trabajar con los niños, puedan compartir con ellos y no se rompa la dinámica de la escuela.

Una vez que los universitarios se presentaron, el Hno. Guillermo Oñate, SJ., rector del colegio, recibió una carta de la CONCONAWEP, solicitando a docentes de Básica Elemental para capacitar a los jóvenes en la materia de Matemática para trabarla con niños; fue así que las docentes Irma Paredes, Verónica Gallegos e Isabel Díaz aceptaron este reto. En total dieron 40 horas de capacitación virtual para los estudiantes de UCE, quienes luego de este proceso tuvieron una idea clara de cómo trabajar los conceptos con los pequeños. Es importante mencionar en toda la capacitación estuvieron presentes los líderes waoranis.

A propósito de que hubo un compartir de experiencias entre los voluntarios, las docentes y dirigentes, nos hicieron conocer que estaban en la necesidad de llevar material escolar a la comunidad, fue así que el Rector dio su aprobación para compartir la solicitud de material, cabe mencionar que esto era completamente voluntario. Según Martha Peñaherrera, la respuesta de los padres y madres de familia fue inmediata “vinieron a dejar cajas de útiles, enciclopedias y todo lo que pudieron colaborar. De tal manera que pudimos hacer 8 cajas de material escolar”, evidenciando que la solidaridad es parte de la vida de la familia gabrielina.