ACADÉMICO

InnovAcción XXI: Encuentro con Mariela Condo

El proyecto Artístico de Sexto de Básica “Entre ritmos y palabras me identifico”, finalizó el segundo parcial de primer quimestre, con la visita de una gran artista ecuatoriana, el jueves 21 de enero; se trató de Mariela Condo.

Durante las semanas del proyecto, los estudiantes aprendieron poemas populares y conocieron a los artistas ecuatorianos contemporáneos que cantan arrullos, coplas, villancicos, décimas y demás.

A pesar de la alienación cultural en la que nos encontramos inmersos, los niños y niñas de Sexto de Básica, respondieron con mucho entusiasmo durante las clases; incluso inventaron sus propios arrullos y amorfinos.

Mariela Condo nació en la comunidad Cacha en Chimborazo ha estado cercana a la música desde muy niña. Ahora ella considera que tiene la misión y legado de dejar la música a los ecuatorianos. Mujer sencilla y original, afirma que, desde cosas muy simples, se pueden llegar a los sueños.

De su comunidad recuerda a la gente cantando, “la música siempre estaba flotando en el aire, era cotidiano”... Yo nací en la montaña y lo que más recuerdo y me marcó es que siempre la gente está silbando y tarareando; esto para mí es algo tan sencillo y sublime a la vez”.

Y fue precisamente el tarareo una de las actividades que los estudiantes tenían que hacer en el proceso para poder llevar el ritmo.

En cuanto a la pérdida de identidad y de referentes culturales en el Ecuador, Mariela considera que todo está en movimiento pero, para ella, falta escuchar la música desde un lado más profundo. Es decir, preguntarnos qué hemos perdido, qué queremos mantener… “Es tener claro qué es lo que no podemos quietar de las tradiciones y de las artes; y qué sí puedo incorporar para que esto nuevo pueda seguir caminando y generar una identidad propia. Eso no tiene nada que ver con nacionalismos o patriotismos, sino que es la manera en que la música crece y se desarrolla en un lugar; y tiene maneras muy particulares que solamente ocurren en ese lugar específico, en nuestro caso, Ecuador. A eso debemos prestar atención y conocer por qué están ahí esos detalles”.

Mariela afirmó que la etapa de la pandemia ha sido extraña, pero los seres humanos podemos reinventar los caminos para seguir haciendo lo que queremos; pese a las circunstancias podemos entrar la forma de seguir avanzando. Así, en el camino artístico en el Ecuador, ha sido complicado, “lo virtual nos ha cambiado, pero estamos resistencia”.

Antes de que finalice el encuentro la invitada agradeció por el momento con los niños y les dijo que nunca dejen de jugar porque el espíritu del juego es tan importante como trabajar y hacer la vida profesional. Entendiendo este juego como disfrutar de lo que hacemos, para encontrar alegría en lo que hacemos; cosa que los adultos no siempre lo recordamos.

Para despedirse, los niños prepararon una pequeña presentación para Mariela.

Más imágenes aquí