PASTORAL

Misa de 20: Vivir con un corazón humilde

Durante la mañana del miércoles 20 de noviembre, los estudiantes de Básica Superior y Bachillerato hicieron una pausa en sus actividades para tener un momento de reflexión en la Misa de 20 que realizan todos los meses, se realiza en esta fecha pues conmemoramos el Prodigio de la Dolorosa.

La ceremonia estuvo a cargo del P. Jorge Lasso, S.J., quien afirmó sentir mucha alegría por estar presidiendo la eucaristía con los jóvenes del Colegio. Luego compartió una experiencia personal durante la beatificación del P. Emilio Moscoso en Riobamba: Durante un momento tuvimos que cerrar la puerta porque ingresaban las reliquias (del Padre Moscoso) y en ese instante muchas personas sacaban sus ‘títulos’ indicando que eran ingenieros, abogados o invitados especiales de alguna autoridad, pero lamentablemente tuvieron que esperar un momento porque llegaron tarde a la celebración. Sin embargo, luego de la celebración, tuvo otro momento importante pues, vestido de sacerdote, se le acercó una persona humilde que cuidaba autos, pidiéndole que le permita limpiar sus zapatos. Visiblemente emocionado, el P. Lasso les dijo a los estudiantes:

“Hay tantas cosas que tienen preso a nuestro corazón que hacen que este se convierta en egoísta. Les invito a que podamos decir, con María, ‘mi alma proclama la grandeza del Señor’ y eso quiere decir, estar con los que sufren; no solo con los más pobres, sino con la gente que tiene vacío su corazón. Ese gesto de la persona, me dejó el corazón ‘chiquito’ porque este ser humano está más cerca de Dios que todos los demás que gritaban sus títulos, porque fue humilde. Que nuestros corazones, jóvenes, sean humildes; que no nos creamos más por lo que tenemos; que no nos creamos más por la familia de la que procedemos; que no nos creamos más porque con nosotros está nuestra Madre Dolorosa; porque si no hacemos la voluntad de Dios de anunciar la buena nueva a los pobres, sanar los corazones destrozados, proclamar la liberación de los cautivos y privados de la libertad, no podremos ser parte del Reino de Dios; del Reino del que sí es parte el Padre Emilio Moscoso y tantos hombres y mujeres que pusieron a un lado su corazón egoísta para entregarlo generosamente al servicio de los demás. Que así sea”.

Más imágenes aquí