Novena de Navidad: Sexto día

De pronto, cuando ya perdían toda esperanza de encontrar albergue, divisan un pobre portal donde se guarece el ganado.

Deciden quedarse allí, junto a los mansos animales que con su calor hacen agradable el lugar. Hay un techo y las paredes protegen del viento.

Agradecen a Dios y se instalan con alegría a esperar.

Haz, Señor, que nos contentemos con las cosas humildes, que no ambicionemos palacios y que sepamos encontrar en la naturaleza la bondad de tu mano.

Compartimos una muestra de la novena de Básica Superior y Básica Elemental