FIESTAS PATRONALES

Procesión y misa interna 2022

Registro de devoción y fe

Tras dos años de encierro, el cuadro del Milagro de la Virgen de los Dolores, visitó nuevamente los patios y alrededores del Colegio San Gabriel. Nuestra Lolita salió de la capilla, resguardada por los priostes de las Fiestas Patronales, los jóvenes de Tercero de Bachillerato, sus docentes y con el Hno. Guillermo Oñate, SJ., Rector del colegio; el P. Carlos Peñafiel, SJ., Acompañante Institucional.

Al salir del Bachillerato, la primera parada fue en el Área de Inicial y Preparatoria, donde los pequeños gabrielinos y gabrielinas cantaron la Canción a la Virgen Dolorosa, cuya letra y música son de Diana Moncayo y Romel Laiquez respectivamente; ambos son docentes del plantel.

Este año, los priostes de las fiestas, los chicos de Tercero de Bachillerato, se propusieron compartir parte de la alegría de la procesión con la comunidad, con los vecinos y vecinas del plantel. Es por eso que se hicieron las gestiones para conseguir la aprobación de hacer un poco más larga la procesión. La devoción de las y los vecinos del colegio, se hizo presente con pétalos de rosas, altares y balcones dedicados a la Madre del Cielo.

De vuelta al plantel, la siguiente parada fue junto a Información, con los niños y niñas de Básica Media, este grupo de estudiantes, para este día, se preparó con un triduo. Esto quiere decir, que durante 3 días reflexionaron acerca del Prodigio, su significado y dándole la bienvenida a nuestra Madre del Cielo, en sus vidas.

El recorrido finalizó con la parada de los niños y niñas de Básica Elemental, que rezaron y cantaron con sus molinillos de viento de color blanco.

Inmediatamente después, se celebró la misa en el Templo, con los estudiantes de Básica Superior y Bachillerato. Además de agradecer por el milagro que recibimos hace 116 años, agradecemos a la Madre del Cielo y al buen Dios por la vida, por la oportunidad que tenemos de estar en el colegio, con nuestros compañeros. Es compromiso de vida de todo gabrielino, la transformación de la sociedad con justicia y equidad.

Al final de la eucaristía, los futuros bachilleres en su última misa como estudiantes, cantaron el Himno a la Dolorosa como tradicionalmente se hace en esta fecha: juntos con la promesa de ser más para servir mejor.